martes, 23 de agosto de 2016

EL PROFESIONAL

En muchas ocasiones las frases que heredamos de escritores, científicos, artistas, consultores o cualquier persona que de una u otra forma dejo huella en la historia, nos ayudan a pensar y  reflexionar o simplemente cuando las leemos nos recuerdan de forma inmediata a otra persona mucho más cercana que el propio autor de la cita.

“UN PROFESIONAL ES AQUEL QUE HACE SU MEJOR TRABAJO CUANDO LE APETECE MENOS TRABAJAR. FRANK LLOYD WRIGHT”

Este arquitecto estadounidense del siglo pasado, sin duda adquirió méritos durante su vida y uno de sus pensamientos quedo grabado para siempre, para que otros, como yo mismo, disfrutemos.

Pero la verdad es que al leer la frase, simplemente, me vino a la cabeza mi mujer. Maria Jose Marrodan Girones no sé si pasará a  la historia con alguna de las muchas frases que tiene en sus muchos libros educativos, de ensayo, narrativa, poesía o artículos de prensa, pero sin duda es la persona más profesional que yo conozco, según la frase de nuestro amigo FRANK.

No solo es una persona trabajadora, es que trabaja siempre con la mejor disposición, las mejores ganas y sobre todo dando siempre lo mejor de sí. Y esto no es una cosa fácil, yo, que por suerte convivo con ella, sé lo cansada que está en muchas ocasiones, las pocas ganas que tiene de hacer ciertos trabajos muy repetitivos por su profesión y todos estos peros que son siempre superados con su profesionalidad.


Por eso la palabra PROFESIONAL adquiere otra connotación, además de detallar oficios o profesiones, el hacerlo bien y hacerlo aunque no nos apetezca.

lunes, 15 de agosto de 2016

BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS

Gracias a mi amigo Manuel Rosas, que me remitió un artículo muy interesante sobre la necesidad de tener los botiquines de las empresas o los propios bien dotados y revisados, antes de salir de viaje o vacaciones, me di cuenta de que deberíamos de hacer exactamente lo mismo en nuestras EMPRESAS, pero con otros botiquines que no son siempre tenidos en cuenta.

¿Qué pasaría si en la empresa tenemos una emergencia?

Desde las cuestiones más básicas como pueden ser: alguien que nos soluciones averías en nuestros ordenadores, puertas que se puede atrancar, baños atascados o iluminación fundida, pasando por situaciones más graves como un accidente laboral, un ataque cardíaco, por ejemplo a uno de nuestros compañeros, hasta cosas graves de organización, perdidas de documentos, conflictos con los empleados o problemas de disciplina interna.

¿QUE HACEMOS ENTONCES?

Ahora mismo siempre tenemos alguien en la empresa que sabe lo que hay que hacer, sabe dónde llamar o se pone manos a la obra para solucionar el problema. Cuando esta persona no está es cuando nuestro botiquín debería de ser imprescindible. Un botiquín diseñado como un manual donde reflejemos todos estos aspectos:
·        
      Teléfonos de interés:
o     Compañías de suministro de electricidad, agua, telefonía o comunicaciones.
o     Contactos de los seguros contratados.
o     Listín de los empleados para poder avisar a ellos mismos o a sus familiares.
o     Empresas de mantenimiento contratadas para solucionar pequeños arreglos o averías.
o   Teléfonos generales de interés: Ayuntamiento, emergencias, instituciones públicas con las que tratamos, etc.

·         Manuales de operativas:
o      Manual de emergencia o que hacer en ciertas situaciones de crisis.
o     Manual donde encontremos todos los posibles documentos necesarios para realizar en caso de necesidad: partes de seguro, hojas de reclamaciones, etc.
o     Manual del empleado: este documento contendría muchas de las condiciones de trabajo que tenemos en la empresa y solucionaría en todo caso posible conflictos.

·         Una clara cadena clara de mando:
o   En caso de que no esté el responsable, quien o quienes son los encargados de las distintas tareas de decisión en la empresa.
o Estipular claramente el calendario de vacaciones para que ningún cargo “imprescindible”, este sin sustituto.

Por supuesto que como en los botiquines deberemos de revisar qué otras cosas pueden ser más específicas para nosotros, yo nunca salgo de casa sin anti inflamatorios, sufro de las rodillas.

Y claro está, cuando tengamos todo preparado y nos podemos marchar de vacaciones o de viaje, indicar claramente donde se encuentra el botiquín, no sea que seamos nosotros los únicos que sabemos dónde está y en caso de necesidad nadie lo encuentre.